Astronautas sobreviven a aterrizaje de emergencia de un cohete Soyuz

0
34

Los astronautas a bordo de un cohete Soyuz que se dirigía a la Estación Espacial Internacional (EEI) sobrevivieron a un aterrizaje de emergencia luego de una falla del propulsor, dijo el jueves un funcionario espacial ruso.

“La tripulación aterrizó”, dijo en Twitter Dmitry Rogozin, director de la agencia espacial rusa Roscosmos. “Todos están vivos”.

El cohete transportaba al astronauta de la NASA Nick Hague y al cosmonauta Alexey Ovchinin de Roscosmos para una estadía de seis meses en la EEI.

La NASA dijo que sus equipos de apoyo habían llegado al lugar donde la tripulación tocó tierra.

“Los equipos de búsqueda y rescate han llegado al sitio de aterrizaje de la nave espacial Soyuz e informan que los dos miembros de la tripulación están en buenas condiciones y están fuera de la cápsula”, escribió la NASA en Twitter.

La pareja será llevada al Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Gagarin en Star City, fuera de la capital rusa, Moscú, dijo la NASA.

Imágenes dramáticas mostraron la cápsula que transportaba a la tripulación mientras se lanzaba en paracaídas de regreso a la Tierra antes de caer en una nube de polvo en Kazajistán, a unos 400 kilómetros de distancia de donde despegó.

El cohete se había lanzado minutos antes, a las 4:40 a.m. ET, desde el cosmódromo de Baikonur en un viaje que se esperaba involucrara cuatro órbitas de la Tierra y tomara seis horas.

La nave espacial Soyuz MS-10 fue capaz de separarse del propulsor de cohetes Soyuz-FG después de que surgió el problema, dijo la NASA, y comenzó un descenso balístico.

Un descenso balístico incluye un ángulo de aterrizaje más agudo comparado con lo habitual, dijo la agencia espacial. Esto significa que la nave espacial habría estado viajando más rápido de lo normal a medida que se acercaba a la Tierra.

“Estoy agradecido de que todos estén a salvo”, dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine. “Se llevará a cabo una investigación exhaustiva sobre la causa del incidente”.

Rogozin dijo que Roscosmos estaba formando una comisión de investigación estatal para averiguar qué salió mal. “Se está estudiando la telemetría”, dijo en Twitter. “Los servicios de rescate trabajaron desde el primer segundo del accidente”.

El sistema de rescate de emergencia a bordo de la Soyuz “funcionó normalmente”, agregó Rogozin.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que esperaba que el presidente ruso, Vladimir Putin, fuera informado sobre el incidente.

Hague, quien solo se unió al cuerpo de astronautas de la NASA en 2013, estaba en su primera misión espacial.

Él y Ovchinin debían unirse al comandante de la Expedición 57, Alexander Gerst, de la Agencia Espacial Europea; a la ingeniera de vuelo de la NASA, Serena Auñón-Chancellor, y al ingeniero de vuelo de Roscosmos, Sergey Prokopyev, en la EEI. Ellos llegaron a la estación en junio.

La tripulación de la Expedición 57 está trabajando en cientos de experimentos en biología, biotecnología, ciencias físicas y ciencias de la Tierra, según la NASA.