«Ave más peligrosa del mundo” mata a su dueño mientras era alimentada

0
116

Trágico accidente. Un casuario, considerada como el ave no voladora más peligrosa del mundo, mató a su cuidador luego de que este cayera, aparentemente, por accidente en una finca donde se encontraba el ave, informaron las autoridades de Alachua, en Florida, Estados Unidos, el último viernes.

Según señala el medio local, Gainesville Sun, la víctima habría estado criando este tipo de aves en su finca, cerca de Gainesville.

Los guardas forestales del condado de Alachua indicaron que el hombre de 75 años, probablemente, estuvo alimentando a las aves cuando cayó por accidente y fue atacado por una de estas.

Por su parte, el subjefe del Departamento de Bomberos del Condado de Alchua, Jeff Taylor, contó que, tras el ataque del ave, el hombre de 75 años fue trasladado a un hospital local, donde murió producto de las heridas que le provocó el casuario

“Parece que fue accidental. Tengo entendido que el caballero estaba cerca del ave y en algún momento se cayó. Cuando se cayó, fue atacado”, señaló Taylor al medio citado.

casuario

Casuarios

Los casuarios son aves nativas de Australia y Nueva Guinea. Tienen plumas negras y cuello y cabeza a azul. Pero, además de sus peculiares características, sus garras, que llegan a medir hasta 10 centímetros, tienen un aspecto perturbador, por lo que la página web del zoo de San Diego define a este ejemplar como “el ave más peligroso del mundo”.

“El casuario puede abrir en canal a cualquier predador de una ágil patada. Sus poderosas piernas permiten a este tipo de ave correr a una velocidad de 50 kilómetros por hora a través de espesos matorrales”, se lee en la página web del zoo.

De acuerdo al portal Jungle Park, el casuario es un ave solitaria e incapaz de volar al igual que las avestruces y emús. Está catalogada como la segunda ave más grande en el mundo después del avestruz y puede llegar a medir hasta 2 metros y pesar 70 kilos.

“Pueden infringir lesiones mortales a un humano adulto, golpeando con sus sólidas y fuertes patas, abriendo el cuerpo del intruso con sus afiladas garras, que son un arma de defensa mortífera cuando se sienten acorralados”, detalla el portal.

Fuente: larepublica.pe