Cadena perpetua para Áurea Vázquez Rijos, la exreina de belleza puertorriqueña acusada de asesinar a su millonario marido

0
130

El empresario fue asesinado a puñaladas en el Viejo San Juan, el 22 de septiembre de 2005, por Alex Pabón Colón, quien admitió el crimen y testificó contra el trío durante el juicio, y además cumple condena por el crimen.

Puerto Rico.- Áurea Vázquez Rijos, la exreina de belleza encontrada culpable del asesinato por encargo de su esposo, el empresario canadiense Adam Anhang, fue sentenciada hoy, viernes, a cadena perpetua en el Tribunal Federal.

Esta es la conclusión de un prolongado proceso legal, que incluyó su extradición desde Europa, cerca de un mes de juicio, así como acusaciones contra su hermana Marcia Vázquez Rijos y su excuñado José Ferrer Sosa, acusados ambos también de participar del asesinato por encargo de Anhang.

Según se supo en octubre pasado, luego que se emitiera el fallo de culpabilidad contra los tres, todos se exponían a posibles condenas de cadena perpetua. Marcia y Ferrer Sosa también serían sentenciados.

Durante el juicio, la fiscalía federal expuso que las investigaciones demostraron que el trío conspiró para ordenar la muerte de Anhang, de manera que Áurea, una exreina de belleza que luego se fue a vivir a Italia mientras era buscada por las autoridades, pudiera cobrar unos $8 millones provenientes de la fortuna de su esposo, que fue estimada en $24 millones.

El empresario fue asesinado a puñaladas en el Viejo San Juan, el 22 de septiembre de 2005, por Alex Pabón Colón, quien admitió el crimen y testificó contra el trío durante el juicio, y además cumple condena por el crimen.

El último recurso presentado por las defensas de cada uno de los convictos, en el que solicitaban la absolución o la celebración de un nuevo juicio para Áurea, fue denegado esta misma semana por el juez federal Daniel Domínguez.

La defensa de Áurea alegaba que una de las instrucciones al jurado representaba una enmienda al pliego acusatorio original. Los abogados de Marcia alegaron que la evidencia en su contra era insuficiente, que la fiscalía había incurrido en conducta inapropiada, que un correo electrónico fue admitido como evidencia de forma inadecuada, y que era necesario que el caso se viera por separado. Los abogados de Ferre Sosa indicaron que la evidencia en su contra era insuficiente

Fuente: Primera Hora