Doble atentado deja varios muertos y heridos en Londres

Tres hombres salieron del vehículo y atacaron con cuchillos a personas ya heridas.

0
218

Gran Bretaña. Entre seis personas murieron y resultaron heridas en  en varios atentados perpetrados al sur de Londres. Además, tres de los atacantes han sido abatidos por las fuerzas de seguridad, según ha informado la policía.

La BBC ha mostrado una imagen en la que se ve a dos hombres tirados en el suelo, supuestamente tras haber sido abatidos, uno de ellos con latas adosadas al cuerpo, que podrían contener aparentemente explosivos, aunque fuente policiales aseguran que resultaron ser falsas.

Ver imagen en Twitter

El primer ataque se produjo a las 10:30 de la noche, cuando una furgoneta se lanzó sobre 20 peatones junto a la estación del Puente de Londres. Tres hombres salieron del vehículo y atacaron con cuchillos a personas ya heridas. A continuación, fueron hasta bares y restaurantes en el cercano mercado de Borough, gritando: “Esto es por Alá”, según informa DPA.

Más tarde, la policía informó de dos incidentes en Vauxhall y en Southwark Street, al sur del Támesis. La estación de metro de Monument, al otro lado del río, fue cerrada e inspeccionada por agentes fuertemente armados y perros policías.

Fuente policiales han confirmado que los sucesos registrados tanto en el puente de Londres como en Borough son actos “terroristas”. Sin embargo, también precisaron que el registrado en el barrio de Vauxhall no está relacionado con los otros dos.

Además, varias zonas del sur de la ciudad han sido acordonadas. La policía forzó el desalojo del Shard, el mayor rascacielos de la ciudad, y el teatro The Globe. Tres hospitales fueron acordonados y un hotel en las cercanías del Puente de Londres fue puesto bajo protección policial, según la cadena BBC. Allí fueron llevados algunos heridos que podían trasladarse por sí solos. Mientras tanto, dos embarcaciones de la policía buscan posibles víctimas del ataque en aguas del río Támesis, informó Sky News.

La ciudad fue tomada por las sirenas de las ambulancias y los coches-patrulla en una noche de pesadilla como la vivida hace apenas doce días en Manchester, donde 22 personas resultaron muertas y 199 heridas en el atentado suicida durante el concierto de Ariana Grande.