La dieta del ADN: el último grito de la ciencia para bajar de peso

0
92

Un régimen acorde a lo más personalizado de tu ser: tu ADN

A partir de que se realizó el Proyecto del Genoma Humano, una colaboración internacional de 13 años que trazó un mapa de todos los genes humanos, los científicos encontraron unas 50,000 variaciones en el código genético de cada persona que, evidentemente, pueden determinar la forma en que funciona cada cuerpo.

Conforme a estos descubrimientos, la dieta del ADN es el último grito de la ciencia para bajar de peso. Se trata de una dieta personalizada realizada por un programa digital que también hace recomendaciones para cambiar el estilo de vida de acuerdo con la genética y cuyo fin es lograr la ansiada pérdida de peso.

Alimentos genéticos

Dentro de la dieta del ADN, una tendencia que está cobrando auge es la de la nutrigenética, que consiste en diseñar alimentos médicos conforme a los genes individuales de cada persona, que favorezcan la función del metabolismo y proporcionen los nutrientes que el organismo necesita.

A diferencia de los suplementos nutricionales, estos alimentos médicos son supervisados por la FDA y deben ser recetados por un médico especializado. De acuerdo con un reporte publicado en CNN, el doctor Steve Zeisel, director del Instituto de Investigación de Nutrición de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill, fundó la empresa SNP Therapeutics, dedicada al desarrollo de la nutrigenética.

Y si bien este campo científico se encuentra todavía en pañales, los médicos creen que diseñar recomendaciones nutricionales tomando los genes individuales como eje, es una manera de mantener un peso saludable a largo plazo. Además, estas sugerencias nutricionales estarían hechas de manera personalizada e individual de acuerdo con lo más personalizado del ser: su ADN.

Es importante mencionar que el médico que realice el diseño nutricional genético debe ser un profesional de la salud con el conocimiento suficiente para saber cómo interpretar la información genética del paciente y conjugarla con su microbioma intestinal, sus biomarcadores y sus condiciones generales de salud.