La historia del venezolano que recorrió 8 mil kilómetros para ver nacer a su hijo

0
41

Una historia que parece de película romántica, pero que realmente relata la vida de muchos venezolanos que, sin opciones de surgimiento, deciden dejar su país por la crisis que hoy atraviesa.

Más allá de no encontrar forma de poder subsistir en su propia tierra, Reinaldo Perger tuvo un motivo más importante que cualquier otro: estar en el nacimiento de su hijo.

La historia se remonta a junio de 2018 cuando Fabiola Navarro, en ese momento novia de Reinaldo, tuvo que partir hacia Buenos Aires, donde sus padres la esperaban, pues ellos ya tenían varios meses viviendo en Argentina. La crisis humanitaria que se vive en Venezuela hizo que la familia Navarro dejara todo atrás en su país y decidiera buscar una nueva vida en Argentina. Fabiola tuvo que dejar a su novio, ya no podía quedarse a aguantar más la situación en su país.

El viaje de Fabiola duró 10 días en bus, el pasaje se lo hicieron llegar sus padres, quienes ahorraron durante un tiempo para ayudarla a viajar. Pocos días después de llegar a Argentina Fabiola comenzó a presentar malestares propios de embarazo, se hizo la prueba y fue positivo.

La noticia pronto llegó a Reinaldo quien a pesar de no tener recursos para viajar hacia donde su novia, no dudó en usar sus piernas para llegar caminando hasta Argentina.

Su primer país en llegar fue Colombia, en donde se encontró con otros caminantes que iban hacia Perú. En territorio cafetero encontró refugios en su camino que le sirvieron para retomar energía y seguir su rumbo el cual no fue fácil por el desgaste físico que representaba.

“A veces se me nublaba la vista y se me pasó por la mente quedarme en ese sitio (Colombia) para trabajar y ganar un sueldo que me permitiera comprar un pasaje. Pero me di cuenta de que si me quedaba iba a tener que pagar un arriendo y comida y nunca iba a juntar la plata suficiente. Así que decidí seguir adelante”, le contó Reinaldo al diario Clarín de Buenos Aires.

Reinaldo junto a Pablo, otro migrante que conoció y lo acompañó durante su paso por Ecuador y Perú.
Reinaldo junto a Pablo, otro migrante que conoció y lo acompañó durante su paso por Ecuador y Perú. Tomada de Facebook

Tras casi dos meses de viaje, donde también contó con la ayuda de camioneros para acortar su tiempo en el viaje, logró pisar territorio argentino. Salta, la provincia situada al norte de Argentina, en la frontera de Chile y Paraguay fue su parada.

En esa provincia a Reinaldo le apareció otro ángel, una mujer que conoció su historia notó en él la necesidad de rencontrarse con su amada y lo ayudó con un pasaje hasta Buenos Aires. Cerca de 1.500 kilómetros lo separaba apenas, pero ya en un bus veía de cerca el momento de su encuentro.

Luego de dos meses de travesía logró llegar a la capital de Argentina, allí lo esperaba su mujer y la historia de amor se convirtió en realidad; hoy viven juntos y quieren casarse pronto para esperar como esposos a su hijo Matías, como lo piensan llamar.

“Yo creo que Dios tiene sus propósitos y que todo pasa por algo. Estoy muy agradecido con toda la gente como Laura que me ayudó para que pueda llegar”, le aseguró Reinaldo al diario Clarín de Buenos Aires.