La Iglesia católica investiga a dos monjas por quedar embarazadas

0
42

Un nuevo golpe parece afectar al seno de la Iglesia católica y más precisamente a miembros de la institución.

Según informaron fuentes eclesiásticas de Roma, autoridades de la Iglesia iniciaron un proceso de investigación después de que se descubriera que dos monjas habían quedado embarazadas.

El diario Daily Mail informa que las religiosas, quienes sirven en diferentes órdenes en la isla de Sicilia (sur), regresaron de una misión religiosa en el continente africano, lugar de nacimiento de ambas.

Una de ellas, de 34 años, descubrió que estaba embarazada al someterse a un examen médico después de sufrir dolores de estómago, según informa la  agencia de noticias ANSA . 

La segunda, una madre superiora originaria de Madagascar, quien trabaja en una institución de ayuda a mujeres necesitadas y a sus hijos, en la ciudad de Ragusa, también descubrió que estaba embarazada de varias semanas.

“Parece que ambas mujeres volvieron a sus países de origen y obviamente tuvieron algún tipo de relación sexual”, señala la fuente de la Iglesia, destacando que violaron su voto de castidad y lo más probable es que se vean obligadas a abandonar el servicio religioso. 

Aunque  ambas mujeres -de quienes no trascendieron sus identidades- ya regresaron de África y se encuentran en Italia, el doble escándalo ha causado preocupación entre la jerarquía de la iglesia. “Hay consternación por esta noticia“, dijo a The Sun una fuente de la iglesia en Roma. 

La Iglesia, encabezada por el papa Francisco, ha iniciado una investigación, ya que según la institución ambas religiosas infringieron estrictas reglas de castidad. Sin embargo desde la entidad aclararon que,”el bienestar de sus hijos es primordial”.

A principios de este año, el papa Francisco admitió que muchas monjas habían sido abusadas sexualmente y lo calificó como un “problema grave y grave”.

“Tenemos que luchar contra esto, y también al servicio de las hermanas religiosas: Por favor: servicio sí, servidumbre no”, dijo en enero el pontífice,  durante una conferencia que brindó en su avión papal.