Las baterías de litio han cambiado el mundo y eso les ha valido el Nobel de Química 2019

0
21

El Nobel de Química es, cada año, el último de los premios científicos. También es, frente a sus hermanos de Física y Medicina, el “menos prestigioso”. Sin embargo, habitualmente es el que reconoce los descubrimientos con más impacto en la sociedad contemporánea.

Así ha sido también este año. Como acaba de anunciar la comisión del premio, el Nobel de Química se lo llevan John B. Goodenough, M. Stanley Whittingham y Akira Yoshino por “el desarrollo de las baterías de iones de litio”.

“Es extremadamente difícil desarrollar un tipo de batería nueva”

Egbxxwpwsaebhjf

Nadie mejor que nosotros sabe que las baterías de iones de litio han revolucionado nuestras vidas. Son uno de los desarrollos tecnológicos más usados en la actualidad. De hecho, se pueden encontrar en casi cada dispositivo electrónico sobre la faz de la Tierra.

A principios de los 70, Stanley Whittingham consiguió crear la primera batería de litio funcional. Poco después, John Goodenough duplicó el potencial de la batería de Whittingham y creó los mimbres de una batería mucho más potente y útil. Finalmente, Akira Yoshino fue quien redondeó la innovación utilizando iones de litio. Los tres modelos se pueden ver a continuación.

Egbx3d5x0aeecj
Egbx9pkxoaaskdy
Egbyetyw4aat4 V

Posteriormente, Goodenough (de 97 años, el ganador más anciano de la historia del Nobel) duplicó su potencial (de dos a cuatro voltios), ya que descubrió que el potencial sería mayor si se usa un óxido de metal (cobalto) en lugar de un sulfuro. Esto creó las condiciones para una batería más poderosa y con mayor utilidad.

Por su parte, Yoshino logró en 1985 basar el funcionamiento en los iones de litio, haciendo el proceso más seguro: el resultado fue una batería ligera que podía ser recargada cientos de veces antes de perder su rendimiento, ya que no está basada en reacciones químicas, sino en el ida y vuelta de los iones entre los ánodos y cátodos.

El reconocimiento conlleva un premio de 9 millones de coronas suecas (918.000 dólares) a compartir, una medalla de oro y un diploma. Los premiados de esta y otras cinco categorías lo reciben en una elegante ceremonia en Estocolmo el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Alfred Nobel en 1896.

xataka.com