Los Warriors remontan 15 puntos en la segunda mitad y se ponen 2-0

0
88

Stephen Curry acabó con 37 puntos, más del doble que su hermano Seth (16), sexto hombre importante para Portland.

Fue un partido excelente, jugado a gran nivel, maravilloso a la vista. Un encuentro en el que el poder mental de Portland hizo sufrir a los Warriors hasta límites insospechados, hasta el punto de que Golden State llegó a ir perdiendo por 17 puntos. Pero la calidad del plantel local terminó imponiéndose 114-111 para situarse 2-0 en las Finales del Oeste.

Otra vez inconmensurable Stephen Curry con 37 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias. Aunque esta vez le salió respondón su hermano Seth, que hizo un partidazo para terminar con 16 puntos y 4 robos de balón (¡incluidos 3 a su hermano!). Enorme Seth Curry.

De nuevo crucial la participación de Draymond Green, que fue decisivo en la recta final pese a jugar con 5 faltas a cuestas. Terminó con 16 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias y 5 tapones (4 puestos en el primer cuarto).

Klay Thompson, importante en el tercer cuarto, hizo 24 puntos, Kevon Looney aportó 14 puntos y 7 rebotes con 6 de 6 en el tiro de campo y Jordan Bell brilló también en el tercer cuarto, el cuarto en el que Warriors remontó su adversa situación para situarse en clave ganadora.

Portland jugó de cine y llegó con opciones de triunfo al final del partido pese a jugar con Damian Lillard tocado muscularmente (a lo que se añadió que le cayó encima en una jugada Looney), tener a un C.J. McCollum horrible en el último cuarto, solo poder disponer de Enes Kanter durante 19 minutos por el estado de su hombro y ver cómo Zach Collins cometía 5 faltas en 8 minutos. Eso hizo que Meyers Leonard tuviera que jugar, y lo hizo bien, minutos cruciales.

Los Blazers ganaron el primer cuarto 29-31 pese a tener a Lillard y Kanter en 0 puntos. Lo hicieron gracias a las aportaciones de Al-Farouq Aminu y Moe Harkless. Pero lo mejor vino en el segundo cuarto, cuando el equipo de Terry Stotts lo bordó para irse al descanso ganando 50-65 tras tener una máxima ventaja de 17 puntos tras un triple de Seth Curry y la resurrección deportiva de Lillard.

En la primera parte, McCollum brilló, Lillard superó sus problemas y empezaron a funcionar Seth Curry y Rodney Hood. El equipo local alcanzó el descanso con solo 3 triples en su haber y 10 pérdidas de balón, mientras que el visitante llevaba ya 11 triples y 8 rebotes ofensivos.

El tercer cuarto fue una especie de regreso a la realidad propiciado por el mejor Golden State, que pasó de ir perdiendo por 17 puntos (50-67) a ir ganando por 5 tantos (87-82), incluyendo un parcial de 16-2. El parcial del cuarto: 39-24.

Sin embargo, Portland aguantó el tirón en el último período, jugó de tú a tú a los campeones y llegó a ponerse 8 arriba (100-108) con un triple de Leonard anotado a falta de 4:23. A partir de ahí, baloncesto puro: parcial de 10-0 para Warriors, triple de Seth Curry, alley-oop entre Draymond Green y Kevon Looney… para el 112-111 con 52 segundos por jugar.

Stephen Curry asistió al omnipresente Draymond Green para el 114-111 a 12 segundos del final y lo que vino después fue la fantástica defensa de Iguodala sobre Lillard que decidió el partido.

Blazers se fue cariacontecido. No sirvieron los 23 puntos y 10 asistencias de Lillard, los 22 puntos de un McCollum que estuvo errático en los momentos decisivos, ni los 16 más 4 robos de Seth Curry, ni los 41 puntos de una gran segunda unidad. Portland jugó a lo grande y terminó perdiendo.

Fuente: hispanosnba.com


▬­ DEJA TUS COMENTARIOS ↓