Madre asesinada a puñaladas por su hijo en Puerto Rico

0
79

PUERTO RICO – Las autoridades esperan porque el Negociado de Ciencias Forenses (NCF) concluya el proceso para la identificación formal y la causa de la muerte de la enfermera Jeanette Mojica Rivera, de 34 años, y el análisis de otra evidencia ocupada para proceder con la radicación de acusaciones o faltas contra su hijo adolescente de 16 años, esta semana.

El miércoles pasado, el menor llevó a los agentes del Cuerpo de Investigación Criminal (CIC) de Carolina hasta el pastizal donde arrojó el cadáver de su progenitora y confesó que la asesinó de seis puñaladas luego de sostener un altercado durante el cual la empujó cayendo al piso.

La discusión, que no era la primera, según se informó, surgió mientras ella le reclamaba por su conducta, el supuesto consumo de marihuana, por las amistades con las que se había asociado y su relación con una mujer adulta.

La mujer no ha sido localizada por los investigadores y todas sus fotos fueron eliminados de la red social Facebook.

“Estamos en proceso de identificarla y localizarla. La familia de la mujer nos indicó que ella no aceptaba la relación, pero no nos indicó su edad”, comentó el director del Cuerpo de Investigación Criminal (CIC) de Carolina.

El cuerpo amortajado de Mojica Rivera, quien trabajaba en un laboratorio en Canóvanas fue encontrado en un pastizal en el kilómetro 7.6 de la carretera PR-185 en sector La Vega del barrio Campo Rico en Canóvanas a una media milla de distancia de su hogar.

El viernes pasado, los investigadores del NCF trabajaron la escena del crimen donde levantaron evidencia y también regresaron al lugar donde días después del crimen su hijo la arrojó.

El cuchillo utilizado y otra evidencia pertinente a la pesquisa también fue entregado por el adolescente, que había sido reportado junto a su madre como desaparecido por sus familiares el 11 de junio, luego de que estuviesen intentando comunicarse por medio de su teléfono celular con ella desde el 27 de mayo.  Sin embargo, no fue hasta el 18 de junio que la División de Personas Desaparecidas lo informó y refirió al CIC.

También dependen del análisis de la guagua de su progenitora marca Hyundai Tucson, blanca, con la tablilla HQR-549 y posteriormente regresó para recoger el cadáver envolverlo en una sábana y arrojarlo en el solar yermo, de acuerdo con la investigación de los agentes Nolasco Pizarro, Johana Calderón y el sargento Orlando Torres, adscritos a la División de Homicidios de Carolina.

El vehículo, que presentaba manchas de sangre, fue abandonado en el centro comercial The Outlet Mall 66 en Canóvanas.

El adolescente, que es huérfano de padre, se encuentra en una Institución para Menores en Ponce, luego de que el viernes le presentaran dos faltas por apropiación ilegal por el hurto de un dinero del interior de una camioneta en la urbanización Pedregales en Río Grande.

▬­ DEJA TUS COMENTARIOS ↓