Thermage G: descubre el tratamiento para rejuvenecer los genitales femeninos

0
28

No se trata de una cirugía. Es un tratamiento que ayuda a rejuvenecer la zona íntima de la mujer

A partir de los 30 años, el cuerpo de la mujer comienza a sufrir una serie de cambios, sobre todo su parte íntima. La zona genital va perdiendo tonicidad y carnosidad.

Esto se traduce en que con la llegada de la menopausia, el espesor cutáneo disminuye y se retraen y se secan la piel de la vulva.

¿Cómo funciona el tratamiento Thermage G?

El Thermage G no consiste en una reconstrucción quirúrgica, se trata de un tratamiento térmico que ayudará a rejuvenecer la piel y recuperar sus propiedades.

Debido a que la epidermis va perdiendo su volumen junto con la dermis, se reduce la producción de glicosaminoglicanos, ácido hialurónico, elastina y colágeno. Esto produce que la piel se vuelva flácida.

El Thermage G se aplica en la zona exterior de la vulva, incluyendo el monte de venus, los labios mayores y la piel que presenta distensión en el periné. De esta forma la zona recupera paulatinamente sus propiedades.

Cambios que produce

El tratamiento que se aplica logra calentar el tejido a unos 55 ºC. La energía térmica que se produce logra la estimulación del colágeno, que a su vez, induce la reconstrucción estimulando los fibroblastos para que se reproduzca nuevas fibras de colágeno.

Esto hace que la elasticidad y la firmeza, así como la tonicidad de la zona genital se recuperen.

Cabe destacar que esta es una técnica que funciona por radiofrecuencia monopolar y capacitativa que usa una gradiente térmica inversa, es decir, combina calor y frío.

Reacción del tratamiento

genitales femeninos
Foto: Shutterstock

Al aplicarse, la reacción inmediata es la contracción del colágeno. A esto le sigue la contracción de la dermis para su reafirmación. Luego se contraen los septos fibrosos para que la piel también se reafirme.

Así, la piel se va reafirmando con el paso del tiempo. Y los efectos de este tratamiento perduran por unos 24 meses.

Al no tratarse de una intervención quirúrgica, trae resultados positivos para la salud y la vida íntima de las mujeres.