Una niña está en coma tras beber detergente que por error le sirvieron como jugo en un restaurante

0
40

La negligencia en ciertos trabajos puede desencadenar en verdaderas tragedias. Y aún más, si los errores están relacionados con la manipulación de alimentos.

En Francia, una niña de 22 meses se encuentra en coma inducido tras beber detergente líquido para lavavajillas que por error le sirvieron en un restaurante de la comuna de Pornic, en el departamento de Loira Atlántico, según informa el medio regional Ouest France.

Si bien el hecho se produjo el  pasado 1 de agosto, fue recién esta semana que se conoció la noticia. Los padres de la menor habían ordenado para ella un jugo, pero el camarero le sirvió un vaso que contenía detergente industrial en base a hidróxido de sodio (soda cáustica), sustancia que a nivel doméstico es utilizado para desbloquear tuberías de desagües. 

Apenas la niña bebió el líquido, vomitó inmediatamente. Ante esta reacción, los padres se sorprendieron y probaron lo que contenía el vaso. Posteriormente, los tres fueron trasladados a un hospital debido a las reacciones que les ocasionó la bebida. “Pensé que era alcohol”, “Me quemé los labios”, relató el padre, quien además señaló que parte del detergente que cayó en el vestido de su hija le provocó incluso quemaduras en la piel.

La Policía local informó que el hecho se produjo como resultado de una serie de errores. Luego se supo que un empleado del restaurante había vertido el producto de limpieza en un recipiente reservado para los jugos y lo dejó afuera de la cocina. 

Posteriormente, otro miembro del personal, creyendo que se trataba de una bebida, puso el recipiente en la heladera. Hasta que, finalmente, un camarero sirvió el contenido de ese envase en el vaso destinado para la niña. 

Mientras tanto, el padre de la menor, aseguró que todo se trató de una “grave negligencia” y presentarán una demanda.

Actualmente, la menor, de quien no se reveló la identidad, se encuentra bajo cuidados intensivos, aunque su padre informó a la prensa que la vida de la niña no está en peligro. Asimismo, los médicos que la atendieron advirtieron que corre el riesgo de perder el esófago. Los representantes del restaurante han ofrecido disculpas y apoyo a la familia afectada.